Una bombilla en la cabeza

Una bombilla en la cabeza - Libros que sanan

"Libros que sanan" cuenta con la producción del Instituto Canario de Desarrollo Cultural, la Biblioteca de Canarias y Bilenio Publicaciones.

Realización: Elizabeth López y Daniel Martín Castellano.

En este capítulo recomendamos las siguientes lecturas:

  • La magia de leer en voz alta: los beneficios intelectuales y emocionales de la narrativa oral en niños y adultos, de Meghan Cox Gurdon (Ediciones Urano). Basado en estudios científicos que confirman que la lectura en voz alta mejora las capacidades intelectuales de los niños y es beneficiosa también para los adultos.
  • Guapa, de Canizales (Apila Ediciones). Hola, soy la Bruja. Estoy muy contenta porque tengo una cita. Yo me veo muy GUAPA, pero no todos piensan lo mismo. No paran de darme consejos y no sé qué hacer. ¿Tendrán razón? ¿Es posible agradar a los demás y sentirme bien al mismo tiempo? Guapa ha sido el álbum ganador del Premio Apila Primera Impresión 2016, al mejor proyecto de autor novel y del Premio Fundación Cuatrogatos 2018.
  • Asombrados, de Javier Sobrino; ilustrado por Raquel Marín (La Maleta Ediciones). Un relato breve que nos lleva a interiorizar sentimientos como el amor y la amistad. Nuestra protagonista se prepara para salir. Hace un hermoso día. Todo parece ir bien hasta que, de repente, desaparece su sombra… Nominado en los premios de la Fundación Cuatrogatos en 2024.
  • Mi Lazarilla, mi Capitán, de Moure Gonzalo; ilustrado por Maria Girón (Kalandraka). Emoción y belleza, el profundo amor entre un padre y una hija, o la capacidad para ver más allá de las limitaciones visuales están presentes en este libro, que transmite la ternura y la admiración entre sus protagonistas. Premios de la Fundación Cuatrogatos en 2021.
  • Juan Felizario Contento. El rey de los negocios, de Ángela Lago (FCE) Esta es la historia de Juan Felizario Contento, quien recibió como herencia una moneda. Una moneda de oro tan brillante que Juan Felizario Contento cambió por un caballo. Un caballo tan veloz que Juan Felizario Contento cambió por un burro... y así, Juan Felizario Contento va cambiando cada cosa hasta quedarse con una pluma. ¿Qué pasará entonces? A veces las pertenencias pueden resultar un peso.