Actualizado el 15/03/2024
Leandro Pinto

Leandro Pinto


Período: XXI
Nacimiento: 1983 - Buenos Aires, Argentina

Leandro Pinto es argentino, afincado en Gran Canaria desde 2002. Escritor de literatura de terror, también es profesor de escritura creativa e imparte charlas y conferencias sobre este género. Su primer gran éxito llegó con su novela Pandemonio, publicada en 2014. Su acogida traspasó el archipiélago y la península, llegando a países como México o Colombia.

Cronobiografía

Obras

  • 2022

    Recámaras vacías (Madrid: Mercurio)

  • 2021

    El ser del umbral (Santa Cruz de Tenerife: Celaeno Books)

  • 2021

    El asiduo de las tinieblas (Santa Cruz de Tenerife: Celaeno Books)

  • 2021

    Vânâtor I. Cendreville (Santa Cruz de Tenerife: Discovery)

  • 2021

    El horror de Dunwich (Santa Cruz de Tenerife: Celaeno Books)

  • 2020

    Lugares prohibidos (Las Palmas de Gran Canaria: Bilenio Publicaciones)

  • 2020

    El vástago del mal (Madrid: Mercurio)

  • 2019

    Alguna clase de monstruo (Madrid: Mercurio)

  • 2019

    La llamada de Cthulhu (Santa Cruz de Tenerife: Celaeno Books)

Más allá de la biografía

La escritura como refugio

Leandro Pinto es argentino. Llega a Canarias con su familia en 2002, con dieciocho años. Se ha sentido tan bien acogido en las islas que, aunque su familia retorna, él se afinca en Gran Canaria. Un año después de su llegada, sufre un grave accidente, está a punto de perder su mano derecha. La escritura se convertirá en su refugio. Los médicos le recomiendan para su rehabilitación, utilizar una máquina de escribir manual. Desde entonces, acostumbra a escribir las primeras redacciones de sus obras en la vieja Maritza Typewriter 12, que trajo consigo desde Buenos Aires. La música clásica le inspira cuando escribe, escucha a Brahms, Beethoven…pero su compositor favorito, sin lugar a dudas, es Bach. Estudioso de la conducta perversa del ser humano, encuentra en Faulkner, Lovecraft y Poe sus influencias más directas.

Citas

  • Los fantasmas existen: somos nosotros mismos. El Mal, bien tratado y procesado, puede alcanzar las cotas más altas de belleza. Y, como dicen que dijo Sócrates: la belleza es difícil.


    Leandro Pinto

Galería multimedia

URL de Remote video
URL de Remote video
URL de Remote video
URL de Remote video
URL de Remote video