Actualizado el 12/03/2024
Ángeles Jurado

Ángeles Jurado


Período: XX - XXI
Nacimiento: 1971 - Las Palmas de Gran Canaria

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, la periodista y escritora amplió estudios en Estocolmo y Dublín. Ha colaborado en medios especializados en África y en diversas publicaciones periódicas. Redactora del blog Planeta Futuro / África no es un país, del periódico El País, es autora de varios libros de cuentos y microrrelatos. También ha publicado en las columnas periodísticas Síndromes de Estocolmo (La Tribuna de Canarias) y Salvapantallas (Canarias7), en el blog Cartas a Sinaja (Canarias7) y en revistas especializadas, como La Fábrica del Festival Eñe o Brittle. Ha recibido varios premios literarios y ha sido traducida al islandés dentro de una antología de cuentistas españolas. Forma parte del equipo de comunicación de Casa África, donde coordina su club de lectura. Su ámbito de investigación se centra en la contribución de las mujeres de África occidental a la historia y el feminismo universales.

Cronobiografía

Obras

  • 2023

    Negro sobre rojo: 18 narrativas actuales (Madrid: Mercurio)

  • 2022

    El grito interior, de Mamadou Gomis (catálogo de exposición) (Casa África)

  • 2021

    Micropsias (Baile del Sol)

  • 2021

    Una isla contada: antología para recorrer Gran Canaria (Cabildo de Gran Canaria)

  • 2021

    El Pensador 2020: premio de relato corto de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (Las Palmas de Gran Canaria: ULPGC)

  • 2021

    Brújulas sobre África: miradas para desaprender la región subsahariana (Madrid: Libros de la Catarata)

  • 2017

    Catálogo de autoras africanas publicadas en España (ACNUR Euskal Batzordea)

  • 2015

    Maternidades (Aulaga Literaria)

  • 2015

    La Sofía Loren de Arenales y otras historias: memorias de don Rafael Hernández Marrero, proyeccionista (Cabildo de Gran Canaria)

Más allá de la biografía

Vivo en libros e idolatro a autores

La primera vez que pude viajar, lo hice a Grecia y por culpa de un escritor, de mis favoritos en la infancia, Gerald Durrell. Fui a Corfú precisamente para ver los sitios sobre los que leí en La Trilogía de Corfú y busqué las casas de los Durrell y los lugares que aparecían en sus libros. Kalami es uno de esos sitios. Es una tendencia que sigue presente en mi vida: visitar la casa de Sherlock Holmes en Londres, un pub que Charles Dickens visitó en Dublín, una cueva donde Lord Byron escribió su nombre, la corte real de Krinjabo que describe Armand Gauz en Camarada Papá. Y la mitomanía empeora: ahora viajo para escuchar a escritoras como Chimamanda Ngozi Adichie. Me encanta leer, más que escribir, y escuchar a escritores, a traductores, a gente que trabaja con la palabra. Vivo en libros e idolatro a autores, como Jane Austen. Tengo amigos que escriben, a los que leo y a los que también disfruto escuchando. Desgraciadamente, algunos de los mejores, como Dolores Campos-Herrero, Antonio Lozano y Alexis Ravelo, ya no están entre nosotros.

(Texto facilitado por la autora) 

Premios y reconocimientos

  • Primer Premio del VI Certamen de Cuentos Juventud y Cultura, 1995
  • Primer Premio en el V Certamen Juvenil de Narrativa de Puerto de la Cruz, 1998
  • Primer Premio en el V Certamen de Declaraciones de Amor “Dime que me quieres”, 2005
  • Finalista del Premio de Ensayo La Catarata, 2014
  • Primer Accésit del I Premio de Relato Corto “El Pensador”, 2020

Citas

  • La palabra que me persigue desde hace tres días es “literalmente”. La paladeo de buena mañana, en el ventanuco que da a la colorida trapera de casas irregulares de San Juan, desparramándose ladera abajo justo enfrente de mi casa. A mediodía, la lanzo como un arma arrojadiza en la cola del Mercadona que marca la frontera con Primero de Mayo, pegado al centro de salud donde el barrio parece hundir su raíz inesperada. En el atardecer, la escupo sobre un hombro al tajo relleno con cemento, tráfico y asfalto que nos separa de Vegueta, al que doy la espalda siempre que desprendo la colada seca de las liñas temblonas, mientras vigilo el nuberío que amaga con una lluvia que jamás llega. Casi de noche, la deshueso y mastico, cachito a cachito, al descender a trompicones la cuesta de la calle Álamo, casi rodando cual aulaga despeinada hasta dar con los besos en la Alameda, arrastrando de la mano a Lorenzo, de paso, conmigo.


    Cicatriz (Una isla contada), 2021
    Ángeles Jurado

Galería multimedia

URL de Remote video
URL de Remote video
URL de Remote video
URL de Remote video