Actualizado el 04/04/2024
Alonso Quesada

Alonso Quesada


Período: XX
Nacimiento: 1886 - Las Palmas de Gran Canaria
Fallecimiento: 1925 - Santa Brígida

Alonso Quesada, seudónimo de Rafael Romero Quesada, fue un poeta, narrador, periodista y autor dramático. Es una de las máximas figuras del modernismo y posmodernismo poético canario, junto con Saulo Torón y Tomás Morales, a los que se denominó “Generación de los tres”. Publica sus primeros escritos en 1904, en la revista satírico juvenil El Gran Galeoto, y continúa en diversos periódicos y revistas de la época, locales y nacionales, como El Día, El Tribuno, España, La Pluma, La Mañana, La Publicidad o Ecos. Cultivó todos los géneros literarios con la característica de su amargura existencial y su profunda ironía. Su poesía representa el simbolismo tardío, es íntima y reflexiva, a la vez que crítica e irónica. En su prosa retrata una galería de personajes típicos del entorno canario donde le toca vivir. Su teatro es poema dramático, donde la tragedia acecha a sus personajes.

Cronobiografía

Obras

  • 2019

    Alonso Quesada. Los otros. Él mismo, de Jorge Rodríguez Padrón (Madrid: Polibea)

  • 2016

    Katherine Mansfield y Alonso Quesada: ser una de esas islas, de Jorge Rodríguez Padrón (Madrid: Mercurio)

  • 2012-2014

    Biblioteca Alonso Quesada (Cabildo de Gran Canaria)

  • 1989

    El teatro de Alonso Quesada, de Concepción de León Cabrera (Cabildo de Gran Canaria)

  • 1988

    Perfil del oficinista, de Lázaro Santana (Las Palmas de Gran Canaria: Edirca)

  • 1982

    Insulario (Cabildo de Gran Canaria)

  • 1982

    Memoranda (Las Palmas de Gran Canaria: Edirca)

  • 1981

    Alonso Quesada, de Andrés Sánchez Robayna (Mancomunidad de Cabildos de Las Palmas)

  • 1977

    El primer Alonso Quesada, la poesía de "El lino de los sueños", de Andrés Sánchez Robayna (Mancomunidad de Cabildos de Las Palmas)

Más allá de la biografía

Amante de la literatura

Fue un amante del trabajo literario y un divulgador de la cultura durante los primeros años del siglo XX. Su Archivo se encuentra en la Biblioteca Insular de Gran Canaria y se compone de libros, manuscritos, cartas y documentos.

Para firmar sus crónicas canarias Alonso Quesada utilizó los seudónimos Felipe Centeno, Gil Arribato, Galindo o Arimán.

La Generación de los Tres

En el primer tercio del siglo XX emergió en Canarias una tríada literaria que marcó un hito en la poesía y el pensamiento insular, la Generación de los Tres, compuesta por Saulo Torón, Alonso Quesada y Tomás Morales. Estos tres poetas, con estilos distintivos, convergieron en una época de transformación social y cultural, dejando una huella imborrable en la literatura canaria. Fue tal su grado de unión que el escritor Claudio de la Torre afirmó que vivieron “estrechamente unidos y soñaron estrechamente separados”. Su amistad se vio truncada por la temprana muerte de Tomás Morales en 1921.

La Generación de los Tres, en su diversidad estilística, compartía un amor profundo por las Islas Canarias y una sensibilidad única hacia las complejidades de la existencia. Su legado perdura en las letras canarias, sirviendo como faro para generaciones posteriores de escritores que exploran la riqueza y la complejidad de la identidad isleña.

Colaboradores en la redacción del periódico Ecos, utilizaron varios seudónimos, algunos compartidos, lo que dio lugar a ciertas confusiones en cuanto a la autoría de los mismos. Los seudónimos fueron Máximo Manso (compartido por los tres poetas), Arlequín (compartido por Saulo y Alonso Quesada), Pierrot (compartido por Saulo y Tomás Morales), y aquellos únicamente utilizados por Saulo Torón: Polichinela, Farandulero, Antimonio, Panchito.

Citas

  • Estoy ante la puerta de mi casa;
    es más de media noche… Hay un silencio
    lugareño que pone la inquietud en el alma.



    ¡El silencio de noche en mi pueblo
    se siente de otro modo! Él ha salido
    del fondo de este mar, solemnemente,
    como un hondo secreto…



    Yo estoy ante la puerta de mi casa.
    No tengo llave para abrirla… Espero.
    Hoy olvidé la llave, y es preciso
    despertar a estas gentes si reposarme quiero



    Voy caminando… Duermen… ¡Son mujeres
    y están mejor a solas con el sueño!
    Yo cogeré mi corazón de mozo
    y con él vagaré por el silencio;
    y por matar el tedio de mis horas
    lo iré, como una rosa, deshaciendo...


    Canción solitaria (El lino de los sueños), 1915
    Alonso Quesada
  • Ya hay sol. ¿Hacía frío? No se lo podemos preguntar a las americanas negras ni a los hongos que estaban encantados con el discreto tono gris de estos días. Sólo nos lo podrá decir la arena de la playa y el árbol solitario del camino torcido por el viento. Nosotros tampoco lo podemos decir porque tenemos unos pantalones antiguos. El sol, sobre el mar, no sobre los hombres provincianos. Las ropas se avergüenzan de que se les descubra el recóndito verdor de sus negros y los sombreros de paja, estirados hasta el invierno, sacuden el polvo atrasado y triste. No, el sol no hace mal tan pronto. Es preciso aguardar hasta otros días más leves, cuando se puedan soltar las ropas de lana y florezcan en las sombrererías los nuevos sombreros blancos.


    Sol, 1920
    Alonso Quesada

Galería multimedia

URL de Remote video
URL de Remote video
URL de Remote video
URL de Remote video
URL de Remote video
URL de Remote video
Image
Image
Image